Analistas ven como positivo que la calle no se enfríe pese a la represión

0
171
17
Foto: EFE
A 60 días del comienzo de las acciones de protesta emprendidas por la oposición, pese a consecuencias colaterales como el fallecimiento de casi 60 personas, múltiples heridos y daños varios a estructuras públicas o privadas, los analistas políticos han sopesado que estas manifestaciones le han dado un cambio al ambiente político del país.
Aun con la represión oficial, pareciera que la calle no se enfría y en cada convocatoria participa un buen número de venezolanos, no solo en Caracas sino en varias de las principales ciudades del país, algo que miran con interés los expertos, pues consideran que eso juega a favor de la Mesa de la Unidad Democrática y obliga a sus integrantes a mantener la cohesión en procura de sus intereses.
“La gente lo ve como un ahora o nunca. Si esto no ocurre, entonces tenemos una dictadura per saecula saeculorum. Ahora tienes al pueblo que se rebela contra una Asamblea Nacional Constituyente, que se convoca sin consultar. Después se rebelarán cuando vean los resultados de una elección ficticia, corporativista que no le permite a la mayoría expresarse. Y luego, el jaleo final cuando esa Asamblea diga que no va a consultar al pueblo”, indicó el politólogo Luis Vicente León, presidente de la encuestadora Datanálisis.

“No podemos predecir que esto dura un mes, o 15 días o dos años. Lo que sí podemos predecir es que esto no se va a calmar tan fácilmente. El gobierno está en los mismos aprietos que la oposición, por lo que las condiciones para una negociación futura podrían estar planteados en algún momento”, añadió León.

De la misma manera, el abogado y politólogo Luis Salamanca indicó que las posibilidades de cambio por el camino de la protesta de masas debe estar acompañada con un resquebrajamiento de la estructura de poder.

“La acción de la protesta debilita, pero la vía más adecuada para hacerlo son las elecciones”, puntualizó el docente de la Universidad Católica Andrés Bello.

Las protestas se han recrudecido con la convocatoria a Constituyente, cuyas bases plantean la elección de 545 asambleístas, 364 por municipios y 176 en votaciones por sectores sociales como trabajadores, indígenas o campesinos.

Analistas y dirigentes opositores lo ven como un proceso “a la medida” de Maduro, pues le permitiría evadir una votación universal cuando su popularidad está en caída libre. Según encuestas, siete de cada diez venezolanos rechazan su gestión.

 

Fuente: caraotadigital.net

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here