Huracanes: Mejor prevenir que lamentar

0
61
TORMENTA
Temporada del Atlántico comienza el 1 de junio
El año pasado Florida no pudo evadir el impacto de las tormentas tropicales Emily y Philippe, ni el huracán Irma – y todo parece indicar que la próxima temporada de huracanes sea una en la que todos debemos estar preparados.

La próxima temporada, que comienza este 1 de junio y culmina el 30 de noviembre, también sería una muy activa, según un estudio realizado por el nuevo doctor y meteorólogo al mando de las predicciones, Philip J. Klotzbach y su colega Michael M. Bell, de la Universidad Estatal de Colorado, ambos han anticipado que para este año la temporada de huracanes en la cuenca del Atlántico tendrá una actividad levemente mayor al promedio, debido a que se ha pronosticado 14 tormentas, así como siete huracanes, tres de los cuales tendrían vientos que superarían las 110 millas por hora; mientras que los normales históricos son de 6,5 huracanes y 12 tormentas.

Según el “Weather Channel”, el pronóstico de la Universidad Estatal de Colorado (CSU,siglas en inglés) está basado en más de 30 años de predicciones estadísticas, combinado con temporadas que presentaron características similares en la presión del nivel del mar y las temperaturas de la superficie de este en los océanos Atlántico y Pacífico.

No se puede detener una tormenta o huracán, pero se pueden tomar medidas para protegerse, especialmente si vive en áreas costeras o cercanas a ellas. Para ello el Centro Nacional de Huracanes explica cuáles son las acciones que se deben tomar antes de que comience la temporada de huracanes, cuando se aproxima un huracán, cuando la tormenta ya está en el área, y qué hacer después de que un huracán abandone su área.

Conozca los riegos

La marejada ciclónica es el aumento anormal del agua generada por los vientos de una tormenta. Este peligro es históricamente la principal causa de muertes y destrucción masiva relacionadas con huracanes en los Estados Unidos.

Las inundaciones causadas por las fuertes lluvias son la segunda causa principal de muertes por la llegada de ciclones tropicales. Las lluvias torrenciales extendidas asociadas con estas tormentas a menudo provocan inundaciones a cientos de millas hacia el interior.

Esta inundación puede persistir durante varios días después de que se disipa una tormenta.
Los vientos de un huracán pueden destruir edificios y casas prefabricadas. Los letreros, material de techado y otros elementos que quedan afuera pueden convertirse en misiles voladores durante los huracanes.

Los tornados pueden acompañar a los ciclones tropicales que tocan tierra. Estos tornados suelen ocurrir en bandas de lluvia muy lejos del centro de la tormenta.
Las olas peligrosas producidas por los fuertes vientos de un ciclón tropical pueden representar un peligro significativo para los residentes y marineros costeros. Estas olas pueden causar corrientes de resaca mortales, erosión significativa de la playa y daños a las estructuras a lo largo de la costa.

Advertencias

Cada vez que se forma un ciclón tropical (una depresión tropical, tormenta tropical o huracán) o una tormenta subtropical en el Atlántico o este del Pacífico Norte, el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de NOAA emite productos de advertencia de ciclones tropicales al menos cada 6 horas.

Se pueden encontrar en www.hurricanes.gov para el Atlántico. La información meteorológica y los pronósticos específicos de su área local se pueden encontrar en su Oficina de Previsión Meteorológica local (WFO) a través de www.weather.gov.
Planificar

Conozca su zona: ¿Vive cerca de las costas del Golfo o del Atlántico? Averigüe si vive en un área de evacuación de huracanes comunicándose con la oficina de administración de emergencias, gobierno local o visitando el sitio web oficial de evacuación a través del National Weather Service.

Prepare un kit de emergencia: prepare una emergencia básica. Verifique el equipo de emergencia, como linternas, generadores, contraventanas y botiquín de primeros auxilios.

Escriba o revise su Plan de Emergencia familiar: antes de que ocurra una emergencia, siéntese con su familia o amigos cercanos y decida cómo se contactará entre sí, a dónde irá y qué hará en caso de emergencia.

Revise sus pólizas de seguro: revise sus pólizas de seguro para asegurarse de tener una cobertura adecuada para su hogar y propiedad personal.

Actúe

Asegure su hogar: cubra todas las ventanas de su casa.

Permanezca sintonizado: consulte los sitios web de su oficina local de Servicio Meteorológico Nacional y de la oficina de administración de emergencias. Averigüe qué tipo de emergencias podría ocurrir y cómo debe responder.

Siga las instrucciones emitidas por los funcionarios locales. ¡Evacúe de inmediato si así lo se lo piden! Si no se ordena evacuar: Refúgiese en una pequeña habitación interior, armario o pasillo en el nivel más bajo durante la tormenta. Coloque tantas paredes entre usted y el exterior como pueda. Manténgase alejado de ventanas, tragaluces y puertas de vidrio. Si el ojo de la tormenta pasa sobre su área, habrá un corto período de calma, pero al otro lado del ojo, la velocidad del viento aumenta rápidamente a los vientos de fuerza de huracán que vienen de la dirección opuesta.
Tras la tormenta

Si debió evacuar, regrese a su hogar solo cuando los funcionarios digan que es seguro.
Una vez en casa, conduzca solo si es necesario y evite las carreteras inundadas y los puentes deslavados. Si tiene que salir, observe si hay objetos caídos en el camino, cables eléctricos caídos o paredes, puentes, carreteras y aceras debilitados que podrían colapsar.
Camine con cuidado por el exterior de su casa para verificar si hay cables eléctricos sueltos, fugas de gas y daños estructurales.
Manténgase fuera de cualquier edificio si huele gas o si el agua continúa alrededor del edificio. Use linternas de batería. No use velas.

Cuadro-con-nombre-de-huracanes

Jackie Sánchez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here