La disputa sobre cuál es verdaderamente la ciudad más cara del planeta

0
95
12
Foto: newsmobile.asia

Cuando viajamos fuera de nuestro país, habitualmente nos sorprende lo caro o barato que fue nuestro destino. Hablamos de la comida, del viaje en bus o en taxi, de la ropa y -en ocasiones- del valor de las viviendas.

En ese caso estamos frente a nuestra percepción como visitantes. Otra cosa, es lo costoso que puede ser una ciudad para la gente que vive ahí en relación a los salarios que se pagan. Y una tercera es cómo lo viven los expatriados que están en un determinado sitio con un contrato hecho por una empresa extranjera.

Es aquí donde comienza la disputa entre los que clasifican a las ciudades como costosas o baratas.

Por cuarto año consecutivo, la Unidad de Inteligencia de la revista británica The Economist (EIU, por sus siglas en inglés) ha declarado a Singapur como la ciudad más cara del mundo, provocando la molestia de las autoridades de la República de Singapur porque consideran que la etiqueta es injusta.

Tanto molestia generó, que un grupo de académicos de la Universidad Nacional de Singapur decidió hacer su propio ránking de ciudades más caras del mundo incorporando otras variables de medición. El resultado: Singapur bajó al lugar 48.

“Queso importado, filete mignon, los mejores tickets para el teatro”

El índice mundial del costo de la vida que se elabora en Londres, es diseñado para los departamentos de recursos humanos de las empresas para que puedan calcular el valor de los viajes cuando envían a sus empleados en viajes de negocios o a trabajar en el extranjero, habitualmente con salarios elevados.

Así las cosas, es poco probable que esos empleados gasten como el resto de las personas. Cuando Singapur lideró el ránking en 2014, el vice primer ministro Tharman Shanmugaratnam planteó que el índice reflejaba el “pretencioso” estilo de vida de los expatriados con altos ingresos.

La cesta de bienes y servicios incluye “queso importado, filete mignon, los mejores cuatro asientos en un teatro, una cena de tres platos en un restaurante”, dijo.

La EIU reconoce que el índice tiene sus limitaciones. Su autor, Jon Copestake, dice que evidentemente “se puede vivir en cualquier ciudad buscando ofertas y de un modo más austero que el costo de vida comparado que nosotros aplicamos”.

Qué pasa si no eres un alto ejecutivo

Entonces, ¿cuánto menos cuesta Singapur si no tienes el estilo de vida de un banquero?

Un grupo de académicos de la Universidad Nacional de Singapur hizo su índice distinguiendo entre el costo de vida de los extranjeros que viven ahí y la población local.

Las conclusiones arrojaron que para los expatriados la ciudad queda en el cuarto lugar del ránking y para los residentes comunes, queda en el lugar 48.

Una de las mayores diferencias entre los dos índices tiene que ver con un factor clave: los autos cuestan una fortuna.

Eso se debe a que el gobierno ha implementado deliberadamente una política de aumentar el precio de los autos para desincentivar su uso y limitar la congestión de las calles.

Eso significa que se puede llegar a pagar cerca de US$70.00 por un Suzuki Swift.

Taxis, Uber, trenes

Pero en una ciudad pequeña con transporte público a bajo costo y con taxis a un precio bastante competitivo, es perfectamente razonable desplazarse sin un auto.

David Shen, un singapurense que trabaja en mercadeo, cuenta que quedó sorprendido con el alto costo del transporte en Australia cuando viajó por negocios hace pocos meses.

“Si tomas un taxi o un Uber en Australia es realmente caro”, dice Shen.

El transporte en Singapur tiene un valor bastante razonable. Muchos expatriados terminan ahorrando dinero al desplazare en la ciudad”, dice Tim McDonald, periodista de BBC.

Jeremy Mackie, un publicista que vive en Singapur, opina lo mismo. “Gasto cerca de US$178 al mes en taxis y trenes. Hace poco hice un cálculo y descubrí que ese valor es la mitad de lo que gasto en el auto y sus seguros en Estados Unidos”.

Con todo, Copestake, de la EIU, dice que si removieran el costo del auto, Singapur bajaría solamente al noveno lugar.

“Intuitivamente el costo de un auto es un buen indicador del costo de vida en las ciudades, comparando el valor en dólares”, dice Copestake.

Agrega que más allá del automóvil, hay una serie de cosas caras en Singapur, especialmente los abarrotes, la ropa, la comida y las bebidas.

La polémica por comer y beber

Esta categoría es muy controvertida. No es difícil pagar cientos de dólares por una comida sofisticada en Singapur, particularmente si incluye vino.

Pero al mismo tiempo, se puede almorzar por US$4. Y, como dato extra, la ciudad tiene la comida más barata del mundo en un restaurante con estrellas Michelín.

David Walker, diseñador gráfico, recientemente se mudó de Singapur a Zurich. Cuenta el precio del alcohol en su nuevo destino es similar y a veces mayor al que pagaba en la ciudad asiática.

“En Zurich no hay ningún sitio donde se pueda encontrar una comida barata”.

Comprarse una casa

Otro aspecto polémico: las casa. El índice EIU no incluye esta categoría. La mayor parte de los expatriados suelen vivir en condominios privados que pueden costar desde US$2.850 hasta US$7.000 mensuales.

Pero más del 80% de los singapurenses vive en edificios públicos subsidiados, que no son similares a los esquemas de vivienda social en Occidente.

Estos departamentos varían desde unidades básicas, hasta otras más cómodas. Y aunque hay algunas restricciones a la hora de comprar, Shen cuenta que adquirir una vivienda es financieramente razonable.

El tema del valor, “no es una realmente una parte importante de la vida”.

Comparado con comprar en Londres, San Francisco o Sydney, al menos es posible comprar para un ciudadano común.

En general, se podría decir que Singapur no es para nada barato, pero que cuenta con alternativas económicas que otras ciudades no tienen.

 

Fuente: BBC Mundo 21/09/2017

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here