Makled, Clíver Alcalá y muchas preguntas

0
101
4. Opinión

(27 de marzo de 2018.Editor).- Por: Vladimir Villegas.-

En este país pasan cosas insólitas, como por ejemplo que un individuo acusado de narcotraficante,  Walid Makled,   extraditado a Venezuela desde Colombia, puede grabar un video en la sede de la policía política, donde se encuentra recluido, para señalar como responsable de ese delito a un alto oficial en situación de retiro, que se distanció del gobierno de Nicolás Maduro, como es el caso del mayor general Clíver Alcalá Cordones, figura que hoy se ha declarado como “custodio de los oficiales activos y no activos detenidos por presunta conspiración” .

No entro en el fondo de la acusación. El narcotráfico es un tema que generalmente evito. Confieso que le tengo miedo a ese mundo, porque uno nunca sabe con quién se está enfrentando. Tiene ramificaciones en casi todas partes. En el mundo civil, en el militar, en la política, y hasta religiosos han sido acusados y detenidos por presunto tráfico de estupefacientes. Así que, como decía el difunto expresidente Luis Herrera Campíns, “animal que no conozco no le ‘jurungo’ el rabo”.

El caso es que el mismo personaje que hoy puede grabar un video y utilizar sus redes sociales para “echar dedo” ¿con el presunto aval de las policía política, y por ende del gobierno?, fue en el pasado acusado de narco por el propio presidente Hugo Chávez Frías, fue hecho preso en Colombia y extraditado a Venezuela. Antes, era un privilegiado, un empresario ligado “al proceso”. Recibió en concesión el puerto en Carabobo y fue propietario de la línea aérea Aeropostal.

El general Alcalá Cordones le allanó su finca y Makled lo acusa de haberle sembrado la droga por la cual fue  sentenciado a pagar una condena de catorce años, que cumple en la sede del Sebin.

Recuerdo que una de las demandas hechas por Makled en entrevista concedida en Colombia era que su juicio fuese oral público y televisado, cosa que no ocurrió. En esa entrevista dijo que el gobierno manejaba la Fiscalía General de la República  y el Tribunal Supremo de Justicia, por lo cual se trataba de un juicio de naturaleza política.

Hoy tiene la libertad de divulgar un video supuestamente desde su sitio de reclusión. Y como comentaba la colega Sebastiana Barráez, mientras él tiene esa facilidad, otros presos, entre ellos el general Raúl Isaías Baduel, son incomunicados, les suspenden las visitas y ni pensar en la posibilidad de que pueden dirigirse a la opinión pública. ¡Vaya, vaya!

¿Si el general Alcalá Cordones y el exministro presidente de PDVSA Rafael Ramírez  siguieran en la línea de apoyo al gobierno de Nicolás Maduro, si no hubiesen manifestado posturas disidentes o críticas a Makled se le habría  permitido a Makled  grabar esas acusaciones?

¿Estaría el gobierno en plena disposición a que se haga un juicio oral, abierto y televisado sobre este delicado tema, tal y como lo pedía desde Colombia el propio Makled?

¿Estamos ante el uso de un narcotraficante como arma en la lucha interna que hoy se hace inocultable dentro del chavismo entre  “maduristas” y “chavistas no maduristas”?

¿El gobierno, la Fiscalía General de la República y los tribunales creen la versión de Makled según la cual Alcalá Cordones le habría sembrado droga en su finca o por el contrario cree que la droga sí fue ocultada por Makled en lo que ere su propiedad?

¿Se equivocó el fallecido presidente Hugo Chávez cuando en una transmisión acusó a Makled de narcotraficante?

¿Makled tiene pruebas de que Alcalá y Ramírez están incursos en tráfico de drogas?

¿Qué hay detrás de esta grabación de Makled? ¿Quién la autorizó? ¿Alguien verificó previamente sus  acusaciones antes de autorizar la divulgación de ese video?

Si el gobierno no autorizó esa grabación y su divulgación, ¿quién lo hizo y bajo qué criterio?

¿Eso se queda allí como un simple episodio de la lucha intestina o tales acusaciones servirán de base para la apertura de una nueva investigación? ¿Se le ofreció a Makled algo a cambio de sus acusaciones contra Alcalá Cordones y Ramírez?

Simples preguntas que uno se hace, como cualquier hijo de vecina picado por la curiosidad.

Venepress

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here