No habrá elecciones presidenciales

0
127
7. Elecciones

(27 de diciembre de 2017. Editor).- Por: Emiro Albornoz León.

Con este artículo me voy a iniciar en el arte de la quiromancia porque voy a presagiar parte de los eventos que ocurrirán en nuestro país a partir del año 2018, especialmente en lo político, pero también en lo económico y social. Ya en reciente artículo en el cual analizaba la convocatoria de unas nuevas negociaciones entre la MUD y el gobierno, me expuse a afirmar que no llegarían a nada, y las dos primeras rondas de Santo Domingo así lo demostraron.

Mi principal pronóstico es que el régimen comunista de Nicolás Maduro, el mismo que destruye a Venezuela “a paso de…” perdedores, se las tendrá que arreglar para ver cómo evaden las obligatorias elecciones presidenciales de diciembre, ante la certeza absoluta que tienen de recibir una soberana paliza del pueblo venezolano que acudirá masivamente a las urnas para sacarlo a punta de votos.

No importa que en ese organismo lo sigan regentando la alegres comadres porque la avalancha de votos será superior a la obtenida por la oposición en diciembre del año 2015 cuando perdieron la Asamblea Nacional de manera determinante, pero se las arreglaron para desconocer esa decisión soberana del pueblo, utilizando para ello al Tribunal Supremo de Injusticia que se encargó, mediante trácalas, de declarar en desacato a esa institución representativa de la soberanía popular.

Por allí, al parecer, hay algunos políticos de la oposición, que están apostando a que el régimen va a tirar elecciones adelantadas para los dos primeros meses del año, o marzo incluso. Este cronista apuesta a que eso no sucederá y dejaré de escribir si llega a acontecer ese hecho.

He dicho que nadie que sabe que va a morir físicamente en diciembre, a causa de una enfermedad, no va a adelantar su deceso nueve meses antes porque puede esperar un milagro de Dios o de la ciencia médica, y el ser humano si algo pone en práctica es el instinto de conservación de la especie. La misma aplicación vale para el hecho político de un Maduro sometiéndose a elecciones adelantadas con la certeza que las va a perder porque en la historia republicana de Venezuela jamás un Presidente recibió los niveles de rechazo y desprecio que ostenta desde hace tiempo y cada vez en ascenso, Nicolás Maduro y los principales personeros de su régimen, por parte del pueblo venezolano que se muere de hambre y de mengua por la falta de alimentos y medicinas.

Advierto que solamente un milagro que permita la recuperación de la imagen presidencial permitirá que haya elecciones. De resto, no.

A través de la bola de cristal, veo a la muy independiente presidenta de la asamblea nacional constituyente (así con minúsculas), de cuyo nombre no quiero ni recordarme, anunciando mediante un decreto, de esos violadores de la Constitución, a los cuales ya nos tienen acostumbrados, que se suspenden las elecciones presidenciales de diciembre del año 2018 porque la “plenipotenciaria” y “supraconstitucional” se dispondrá por fin, a hacer lo que le toca realmente, reformar o redactar una nueva constitución (la actual ya no es la mejor del mundo) y hasta tanto no concluyan su tarea no se podrán realizar comicios presidenciales En eso podrán pasar años de años.

En realidad, no hay que ser mago ni astrólogo para pronosticar estas cosas que se ven evidentes porque estos zánganos revolucionarios podrán perder elecciones de Gobernadores, de Alcaldes y Concejales, de Asamblea Nacional y Consejos legislativos que poco les importa realmente. Lo que ellos no quieren soltar es el poder central de la presidencia porque, en primer lugar los comunistas no son demócratas, y además, saben que tendrán que enfrentar la justicia venezolana e internacional por el latrocinio a que han sometido la república a lo largo de casi dos décadas pérdidas durante las cuales dilapidaron, robaron y arruinaron a la república y la casi totalidad del pueblo venezolano.

De allí mi posición de vaticinador del cese definitivo del hilo democrático, promovido por la calificada como fraudulenta por las naciones democráticas del mundo, asamblea nacional constituyente.

En lo económico social, veo el apreciamiento de la crisis económica porque el régimen comunista no cambiará su modelo de destrucción del país y la hiperinflación será cada vez mayor, y podrá hacerse realidad el grave informe de Caritas mediante el cual 300 mil niños podrán morir de hambre y desnutrición este año 2018, sin importar los centenares de miles de adultos que mueran por falta de medicamentos para mantener controlada la hipertensión, la diabetes y otras enfermedades propias de la tercera edad. Este es un régimen maltusiano.

Finalmente, ante la ruina de las finanzas el país, como ya no habrá miserias que repartir para mantener a los pobres dependiendo de unos paquetes de harina de maíz, pasta o fideos, arroz picado y aceite comestible, para que se llenen el estómago más no para que se alimenten, no descarto una escalada de protestas del pueblo acosado por la hambruna, y al régimen masacrando a ese pueblo para sostenerse en el poder a costa de lo que sea. Claro, será el principio del fin.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here