Para el papa Francisco «la difamación y la calumnia» también son actos de terrorismo

0
352
3. Mundo

(09 de abril de 2018. Editor).- El papa Francisco advirtió que «también los cristianos pueden» caer en la «violencia verbal» que se observa en las redes o foros de «intercambio digital» y criticó que esta acabe normalizando «la difamación y la calumnia».

Este tema fue expuesto en su tercera exhortación apostólica titulada «Gaudete et Exsultate» («Alegraos y regocijaos») que el Vaticano publicó hoy, en la que se aborda la «santidad en el mundo contemporáneo», sus «riesgos, desafíos y oportunidades».

“También los cristianos pueden formar parte de redes de violencia verbal a través de internet y de los diversos foros o espacios de intercambio digital. Aun en medios católicos se pueden perder los límites, se suelen naturalizar la difamación y la calumnia, y parece quedar fuera toda ética y respeto por la fama ajena”, señaló el pontífice.

Además sentenció que en internet “se dicen cosas que no serían tolerables en la vida pública y se busca compensar las propias insatisfacciones descargando con furia los deseos de venganza”.

“Es llamativo que a veces, pretendiendo defender otros mandamientos, se pasa por alto completamente el octavo: ‘No levantar falso testimonio ni mentir’, y se destroza la imagen ajena sin piedad. Allí se manifiesta con descontrol que la lengua ‘es un mundo de maldad’ y ‘encendida por el mismo infierno, hace arder todo el ciclo de la vida'”, afirmó Francisco.

No obstante, instó a las personas a utilizar su “firmeza interior” para evitar dejarse “arrastrar por la violencia que invade la vida social” y sostuvo que “el santo no gasta sus energías lamentando los errores ajenos”, sino que “es capaz de hacer silencio ante los defectos de sus hermanos y evita la violencia verbal que arrasa y maltrata”.

El papa también rechazó «el mundo de las habladurías, hecho por gente que se dedica a criticar y a destruir» y dijo que «no construye la paz».

“La difamación y la calumnia son como un acto terrorista: se arroja la bomba, se destruye, y el atacante se queda feliz y tranquilo. Esto es muy diferente de la nobleza de quien se acerca a conversar cara a cara, con serena sinceridad, pensando en el bien del otro”, agregó.

EFE / Globovisión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here