Universidades deberán adaptarse a las carreras profesionales del futuro

0
271
10
Foto: En Italiano

La humanidad y su estilo de vida avanzan de manera inexorable. Ya sea que se dirija hacia su propia destrucción, o que en el trayecto rectifique el rumbo hacia un desarrollo sostenible, el ser humano continúa su camino evolutivo a la velocidad que la propia especie imprime mediante la transformación constante de su entorno.

Se conocen los cambios que han sufrido a lo largo de la historia muchas especialidades dentro de  las denominadas ciencias exactas, la actualización de algunas básicas como la matemática o la física, e incluso el surgimiento de otras como la informática; y lo mismo ha sucedido con las ciencias sociales.

Pues las profesiones no son la excepción. Muchos expertos coinciden en que cerca del 75% de los puestos laborales del futuro no existen en la actualidad. Es decir, tres de cada cuatro carreras que se estudian en las universidades podrían quedar desfasadas en cuestión de años. Saber desde ya cuáles serán esas nuevas profesiones del futuro sería aventurarse demasiado, sin embargo, hay quienes se atreven a acercarse a esa realidad; y una de las primeras apuestas es la posición de Científico de Datos.

La tecnología hace posible recopilar millones de datos sobre cada persona, ya sea a través del móvil, de Internet o de los dispositivos conectados; por lo que el análisis en tiempo real de esa información será imprescindible para cualquier empresa que quiera ofrecer productos o servicios personalizados a sus clientes y de esa forma poder mantenerse en el negocio.

No obstante, esta especialidad -aunque aún no alcanza todo su potencial- pertenece más al presente que al futuro. Empresas como Paradigma ya ayudan a sus clientes a transformarse digitalmente y aprovechar la inteligencia que proporcionan los datos para adaptarse al mercado.

En un mundo cada vez más globalizado, las fusiones y compras de compañías de diversos sectores serán cada vez más habituales, panorama que muchos destacan como propicio para el surgimiento del Director de Conocimiento. Este especialista permitirá a las empresas conseguir una cultura corporativa común, integrar equipos heterogéneos y ser capaces de comprender las posibles sinergias que ofrece la nueva corporación. Firmas como Connectis, formada por más de dos mil profesionales en diferentes áreas y trabajando en múltiples proyectos, ya cuentan con esta figura que aglutina y comparte toda la información de clientes y servicios.

En el mundo de hoy ya no se trata tanto de comunicar y atraer usuarios al negocio sino de ayudarles a tener una experiencia personalizada y satisfactoria de compra. Teniendo ese elemento en cuenta, el community manager resulta ya una figura muy estrecha de posibilidades a la hora de generar negocio en la empresa, a diferencia del Consumer Manager (Administrador del Consumidor).

El objetivo de firmas como Bluecell, que ya cuenta con estos profesionales, es ayudar a atraer tráfico cualificado pero también a optimizar los ratios de conversión.

Estamos más que acostumbrados a entrar en una institución y ver a un guardia de seguridad en la puerta, pero ¿por qué no ocurre lo mismo en el mundo digital? Contar con políticas estrictas de seguridad en el negocio online es elemental para evitar robos de información, ataques de denegación de servicio o secuestros de los activos empresariales, actos cibercriminales muy comunes todos en la actualidad.

La velocidad con la que aparecen reportes de ataques o fallas de seguridad de impacto global hacen de ese campo un desafío cada vez más importante para las compañías, de ahí que surja la importancia del Vigilante Online, función que ya varias firmas están desarrollando en serio.

La comunicación entre equipos creativos de diferentes países o filiales de una misma organización tendrá que ser más fluida en un mundo globalizado. El Bróker de Redes Sociales debe ser capaz de ver en tiempo real cualquier publicación realizada en plataformas como Twitter, Instagram, Youtube o Facebook y sacarle más partido a sus presupuestos en comunicación sin necesidad de incrementar gastos de producción o creatividad.

Empresas como la española Funciona ayudan a equipos de contenidos repartidos por todo el mundo a compartir sus trabajos y ser más eficientes y productivos.

En mayo de 2018 entra en vigor el nuevo reglamento europeo de protección de datos. Con el objetivo de armonizar el marco normativo, las empresas deberían contar con un especialista que sea capaz de implantar y controlar que toda la legislación se cumpla, o sea, un Delegado de Protección de Datos.

Será necesario, ya que el nuevo Reglamento prevé sanciones de hasta 20 millones de euros por incumplimiento.

Los bancos están emprendiendo la transformación digital y cada vez es más complicado encontrar a un asesor en una entidad física, pero los negocios y las inversiones siguen siendo necesarias.

Con un espacio digital lleno de posibilidades pero también de peligros, se hace necesario contar con un Ciberasesor Financiero, un experto en tecnología de finanzas y seguridad para evitar ser víctimas de fraudes, blanqueo de capitales o impagos de clientes.

Como se ve, varias de estas profesiones ya existen, otras dan sus primeros pasos, y algunas ni aparecen aún. Lo cierto es que para llegar a ocupar uno de estos puestos en el futuro es importante contar con una formación diferenciada y menos convencional.

En pos de acortar la brecha tecnológica que existe entre los países industrializados y las naciones subdesarrolladas, también será vital que las universidades de este último grupo adapten esas ocupaciones a las realidades particulares de sus regiones.

Si bien es cierto que el desempleo es hoy un fenómeno global, también lo es el hecho de que el mundo no se detiene y la evolución del hombre tampoco, por lo que -indiscutiblemente- habrá que abrir los espacios para darle paso a estas nuevas experiencias.

 

Fuente: Panorama/PL

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here